jueves, 25 de enero de 2018

MI ESPOSO HA MUERTO



Mi esposo a muerto y yo no lo esperaba porque  éramos una pareja joven. Siempre esperamos disfrutar mucho y nunca pensábamos en  la muerte. Creemos que esas cosas le pasan a otros  y no a nosotros.  Pero mi esposo murió y yo no quería  aceptar esa realidad.  Teniendo en cuenta que no era solo mi esposo sino también, era hijo, sobrino, tío, nieto, hermano, etc.;   el dolor de los otros familiares me aturdía más.  Las personas siempre quieren buscar culpables,  a veces hasta culpan a Dios mismo. Yo solo me preguntaba porque  Dios permite que alguien a quien amamos muera, si él es un Dios de amor y no quiere que suframos.

 Alguien me explico que Dios fue el primero en entregar a su hijo por amor.  Yo pensaba, pero él es Dios, el no siente dolor.  A  lo que me respondieron, Él siente mucho más que solo dolor, dice la palabra de Dios:

 Hebreos 4:15. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

 Él siente mucho amor:

 Juan 3:16. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.

 y una ira santa  POR CULPA DEL PECADO DEL HOMBRE.

 Romanos 5:12. Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Cuando estamos pasando por tanto dolor, las palabras parecieran resultar vanas, pero como  Dios tiene el control de todo, a su tiempo esa palabra sembrada, dará su fruto.

 Hoy en día entiendo muchas cosas. Dios lo sabe todo. Yo era una mujer demasiado celosa. A veces molestaba a mi esposo por cosas que después entendí, ni valían la pena.  No me la llevaba con sus primas porque era muy bonitas, no me gustaba que en el trabajo tuviese que tratar con chicas,  no quería ni que sacara la basura a la calle por temor a la vecina.

 Una vez  una amiga me visitó, me dijo necesitas ayuda. Sacó su biblia y me leyó el siguiente texto:

 Proverbios 14:1. La mujer sabia edifica su casa;
 Mas la necia con sus manos la derriba.

 Recuerdo que me dijo: Pero para tener sabiduría necesitas estar en paz con el que da la sabiduría. Pide perdón a Dios por todos tus pecados, porque en realidad antes de ofender a tu esposo estas pecando contra Dios.

 Empecé a asistir a la iglesia con mi amiga,  por un tiempo todo empezó a marchar bien, pero luego todo volvió a ponerse muy mal.  Así que me dije: si todo va a ser igual a como estaba cuando no asistía a ninguna iglesia, no veo la razón de ir.  No volví. 

 Luego quede embarazada, tuvimos una hija y la bebe nos unió más como pareja. Pensé... ¡solo era darle una hija  y ya!, Asunto arreglado. Ahora mi esposo, mi bebe y yo vivíamos felices, íbamos a fiestas. Nos divertíamos mucho.

 Un día mi amiga me visitó, y me dijo: Dios va a tratar contigo, y no lo veas como que si soy adivina, simplemente cuando Dios ama a sus hijos los corrige. Así lo dice la biblia:

 Proverbios 3:12. Porque Jehová al que ama castiga,
Como el padre al hijo a quien quiere.

 Cuando Dios empieza a llamar a los suyos, los pasa por diversas pruebas.

 Santiago 1:2. Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
3. sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.
4. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

La verdad me desentendí  del asunto hasta el día en que mi esposo murió. Al principio el dolor no me dejaba recordar nada de lo que mi amiga me había dicho,  pero a medida que pasaba  el tiempo y empecé  a sentir un vació tan inmenso, llegó el  momento en el que ya no quería  estar sola con mi pequeña hija.

Mi amiga se enteró de la muerte de mi esposo. Me llamó y nos reunimos.  Una vez más esas palabras tan maravillosas escritas en la biblia fueron mi pan de vida:

1 Pedro 1: 3. Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,
4. para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros,
5. que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.
6. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,
7. para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,
8. a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso;
9. obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Mi esposo murió, ya no está, se fue. Pero entendí gracias a la obra maravillosa del Espíritu Santo,  que Dios me apartó para planes diferentes. Dios quiere que le sirva con todo mi corazón. Por eso desde siempre me ha fortalecido en cada situación difícil por la que he tenido que pasar, qué pensaría que nadie ha tenido que vivir lo que yo he vivido. Y cada situación difícil me ha acercado más a Cristo. Él ha llenado ese vació con el cual nos creó. Fuimos creados con la necesidad de ese Dios tan maravilloso, por eso solo Él  puede llenar ese vacío.  Muchos buscan llenarlo con bienes materiales, pero  consiguen todo lo que quieren, y su desespero es mayor, porque ya ni paz tienen.

De cuantas cosas me has librado Señor, tu eres todo lo que mi alma sedienta  necesita, porque tú me creaste. También sé que en mis momentos difíciles nunca me dejaras sola. Mi vida y la de mi hija están en tus manos Señor.

Jesucristo lo llena todo, porque JESUCRISTO ES:

1. El pan de vida.  Él dice: el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. (Juan 6:35)

2. La luz del mundo. Él dice: el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. (Juan 8:12)

3. La puerta.  Él dice: Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. (Juan 10:9)

4. El buen Pastor. Él dice: Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas. (Juan 10:11)

5. la resurrección y la vida. Él dice: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? (Juan 11:25-26)

6. El camino, la verdad y la vida. Él dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. (Juan 14:6)

7. La Vid. Él dice: Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. (Juan 11:5)

y como si fuera poco, JESUCRISTO ES:

Padre de huérfanos y defensor de viudas
Es Dios en su santa morada. (Salmos 60:5)


¡¡ GRACIAS MI SEÑOR JESUCRISTO. CONTIGO TENGO TODO, SIN TI NADA !!








martes, 19 de diciembre de 2017

DEVOCIONAL

Martes 22 de Diciembre
Pastor Juan Jose Davila Zevallos

Mateo 6:2




lunes, 18 de septiembre de 2017

LLORA, LLORA TODO LO QUE TENGAS QUE LLORAR.

Acompañaba a una amiga en el funeral de su hijo fallecido, cuando escuche que alguien le dijo, "No llores, déjalo ir". Luego le contaba una historia, la cual busque en Internet, sobre una luz que no podía brillar porque las lágrimas la apocaban.

Este tipo de historias son muy conmovedora, pero no son verdad. La verdad es lo que la palabra de Dios dice, y en la biblia encontramos que el mismo Dios hecho hombre lloró, (Juan 11:35). Su amigo Lázaro había fallecido, pero sus lágrimas no fueron por el dolor de la perdida de su amigo, pues Él sabia  a que había llegado hasta allí, y no era para otra cosa sino para resucitarlo. Las lágrimas del Señor fueron por la incredulidad de aquellos que habían visto sus milagros, sus señales, sus prodigios, y ahora en un momento de angustia todo se había olvidado. Ahora era mas fácil creer cualquier cosa, cualquier historia que creer la verdad.

Llora, llora todo lo que tengas que llorar, porque eres un ser humano. Tu ser querido ya partió desde el mismo momento en que expiró. Llora porque el mismo Señor dijo que había que hacerlo cuando un grupo de mujeres lloraban ante la cruz al ver al Señor clavado allí. Dice Lucas 23:28. Mas Jesús, volviéndose a ellas, les dijo: Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras mismas y por vuestros hijos.

Aquellos hijos no habían muerto, y el Señor les dijo que lloraran por ellos. ¿Porque les dijo eso? Porque por causa de la caída del hombre el pecado entró al mundo, y tanto ellas como sus hijos estaban en esa condición pecaminosa. ¿Se imaginan ustedes a una mujer pecadora tratando de criar hijos que también son pecadores? Creo que no es necesario imaginarlo, pues el pan de cada día. Hijos rebeldes, desobedientes, voluntariosos, ingratos. Y que decir de las madres. A muchas de ellas se les olvidó la función que cumple una madre, y dejan a sus hijos abandonados, por el simple hecho de que ellas también fueron abandonada por sus  esposos. Están cargadas de rencor. Todo esto despierta la ira de Dios, y trae consecuencias fatales. No en vano dice la palabra del Señor en Lamentaciones 3:39. ¿Por qué se lamenta el hombre viviente? Laméntese el hombre en su pecado.

Pero también hay una esperanza, dice Mateo 5:4. Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

En aquel funeral vi a mi amiga llorar, luego vi que la consolaban, pero el vació va a seguir  en ella por mucho tiempo. El real consuelo viene de parte de Dios cuando lloramos por nuestros pecados y los confesamos. Proverbios 28:13 dice. El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.

El dolor que sienten las personas cuando alguien muere a parte de ser por la perdida de su ser querido, es por no haber hecho lo que le correspondía hacer cuando quien murió estaba aún con vida. Esos momentos cuando se dijeron tantas cosas hirientes, y ahora y ya es tarde para pedir perdón. Pero como ya lo dije en Cristo hay esperanza, porque el real perdón que las personas necesita para que su alma tenga un real consuelo y descaso, y además aprendan a criar a tus hijos en disciplina y amor del Señor, es el perdón de Dios.

Si eres una persona que vive angustiada, LLora, llora por tus pecado y se consolada por el Dios eterno, y recibe el mejor regalo que alguien te puede dar, el perdón, la salvación de tu alma, y la vida eterna en Cristo Jesús.  

Salmos 32 - La Dicha Del Perdón.

1. Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado.
2. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no culpa de iniquidad,
Y en cuyo espíritu no hay engaño.
3. Mientras callé, se envejecieron mis huesos
En mi gemir todo el día.
4. Porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano;
Se volvió mi verdor en sequedades de verano. Selah
5. Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová;
Y tú perdonaste la maldad de mi pecado.
6. Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado;
Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.
7. Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;
Con cánticos de liberación me rodearás. Selah
8. Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.
9. No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento,
Que han de ser sujetados con cabestro y con freno,
Porque si no, no se acercan a ti.
10. Muchos dolores habrá para el impío;
Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.
11. Alegraos en Jehová y gozaos, justos;
Y cantad con júbilo todos vosotros los rectos de corazón.



ESTE FUE SU ÚLTIMO DESEO Y NO SE CUMPLIÓ

Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos
ahora que estoy  vivo y no una noche entera cuando yo muera.
Prefiero que estreches suavemente mi mano ahora que estoy vivo,
y no apoyes tu cuerpo sobre mí cuando yo muera.
Prefiero que hagas una sola llamada ahora que estoy vivo y no
emprendas un inesperado viaje cuando yo muera.
Prefiero que me regales una sola flor ahora que estoy vivo y no
me envíes un hermoso ramo cuando yo muera.
Prefiero que elevemos una corta oración ahora que estoy vivo
y no una misa cantada e interminable cuando yo muera.
Prefiero que me digas unas palabras de aliento ahora que estoy
vivo  y no un desgarrador poema cuando yo muera.
Prefiero escuchar un solo acorde de guitarra ahora que estoy
vivo, y no una conmovedora serenata cuando yo muera.
Prefiero que me dediques una leve plegaria ahora que estoy vivo
y no un poético epitafio sobre mi tumba cuando yo muera.
Prefiero que poses tu mano sobre mi hombro ahora
que estoy  vivo y no que solo esperes cargar mi ataúd sobre tu hombro cuando yo muera…
Prefiero apreciar contigo una flor que está naciendo ahora que estoy
vivo y no grandes coronas de flores que adornarán la tristeza cuando yo muera…
Prefiero disfrutar de los más mínimos detalles ahora que estoy
vivo y no de grandes manifestaciones cuando yo muera…
Cuánto tiempo les has dedicado estos días a tus viejitos?
Este es el momento de poder disfrutar un cafecito, un atardecer, una caminata o
una simple llamada para demostrarles cuántos los amas. Estas a tiempo, no pierdas este instante y demuéstrales lo mucho que los amas. Hazlo YA!
fuente
https://www.bibliatodo.com/Reflexiones-Cristianas/este-fue-su-ultimo-deseo-antes-de-morir-tristemente-no-se-cumplio/

sábado, 16 de septiembre de 2017

¿UN ÁNGEL EN EL CIELO?

¿Eres de los que piensa que cuando una persona muere inmediatamente se convierte en un ángel que te cuida desde el cielo? Si es así déjame hacerte una   preguntas mas, ¿Porque sientes temor en ciertas circunstancias? La respuesta es muy sencilla, tu necesitas conocer la opinión de Dios sobre estos asuntos.

¿Que dice Dios de la muerte?

La muerte es la separación del cuerpo y el espíritu, el cual Dios unió cunado creó al hombre. Génesis 2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Cuando alguien muere dice la palabra del Señor que el cuerpo vuelve al polvo y el  espíritu vuelve a Dios que lo dio. Eclesiastés 12:7. y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio. En Génesis 3:19 dice: pues polvo eres, y al polvo volverás y en Salmos 146: 4. Pues sale su aliento, y vuelve a la tierra; En ese mismo día perecen sus pensamientos.

Como vemos es Dios quien controla la vida y quien controla la muerte. Entonces surge otra pregunta, ¿y entonces quien en realidad es quien nos cuida? En salmos 121:1-3 encontramos:

Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro?
Mi socorro viene de Jehová,  Que hizo los cielos y la tierra.
No dará tu pie al resbaladero, Ni se dormirá el que te guarda.

¿Quieres tener esa seguridad y confianza en Dios, y dejar de pensar que los muertos te pueden cuidar? Tu lo que necesitas es conocer el evangelio de Jesucristo. La biblia enseña que por cusa del pecado hubo separación entre Dios y los hombres, y que la ira de Dios está sobre los pecadores. El único que cumplió lo que se requería para calmar la ira justa de Dios, fue Jesucristo. Para ser salvo de la ira de Dios, debes creer en Él. Hechos 4:12. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

¿Porque murió Cristo? Lo hizo primero por obediencia al padre, y por amor a los suyos. Si tu eres parte de los suyos, creerás, porque has sido apartado por el Padre Celestial, para que el Espíritu Santo ponga en ti, la verdadera fe. Esa fe te permitirá creer lo que dice el evangelio y no lo que digan los demás. 

Leamos Gálatas 1:8. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.

¿Sabes porque Dios no permite que un ángel te cuide? Porque el mismo satanás se disfraza como ángel de luz y te puede engañar. Pero dirás: En algunas ocasiones que estuve en peligro Dios envió un ángel a cuidarme, refiriéndote a un ser humano. Si, Dios tiene cuidado de su creación y el utiliza algunas personas para ello. Pero son seres normales como tu y como yo, no seres de otro mundo.

En el cielo hay muchos ángeles que Dios creó, no solo un ángel, y esos ángeles adoran día y noche sin cesar al Señor. Si en realidad tu ser querido está en el cielo como un ángel, ten por seguro que jamas cambiara el gozo de poder adorar al Señor  por nada, porque como dice la palabra de Dios en Filipenses 1:21. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

SUPERANDO LA MUERTE DE UN FAMILIAR

Cuando uno de nuestros familiares muere, empezamos a recibir palabras de consuelo. Entre mas cercano sea ese familiar, mas palabras de consuelo recibimos. Si se trata de un pariente muy lejano, tal vez nos dicen, lo siento mucho, pero cuando se trata de nuestra madre, padre,  hijos o hermanos, al ver que nuestro dolor es tan grande, nuestros amigos, vecino y familiares nos envían algunas notas de consuelo. Como cristianos sabemos perfectamente como afrontar esta situación, pero.. ¿que de aquellos que no conoce a Cristo?. Ellos empieza a ser bombardeados con cosas como las siguientes:


1. No te preocupes , el está en un lugar mejor y desde allí te va a cuidar.
Ante esto tengo que decirte, que no es cierto. El no podrá cuidarte porque si está con Cristo, no recordará quien eres y si no está con Él, no puede cuidarse ni siquiera el mismo. Pero tu que esta leyendo estas lineas y sigues con vida, si podrás guiar a los tuyos por el camino correcto.

La biblia nos enseña que la única seguridad la tenemos en Cristo, y el ha dejado quien anuncie esa buena nueva. Dice la palabra del Señor que si  alguien se levantará de entre los muertos a predicar el gloriosos evangelio de Jesucristo, alguno no creerán. Si Dios no encomendó esta labor tan importante como es la de predicar el evangelio a los muertos, mucho menos va a permitir que vengan a cuidarte y a ocupar el lugar en tu corazón que solo a Dios le corresponde. Dice la palabra del Señor en Exodo 20:

3. No tendrás dioses ajenos delante de mí.
4. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 
5. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen.


2. Inventas historias tiernas pero que tristemente no son verdad, como la carta que los difuntos envían a sus seres queridos.
Los muertos, muertos están y no puede hacer nada. Que pensarías si ese familiar que está muerto en realidad pudiera ver lo que pasa contigo, estar cerca de ti siendo un espíritu. Creo que tu dolor seria mas grande al querer abrazarlo y no poder hacerlo, y recordar cuantas veces tuviste la oportunidad de abrazarlo cuando estaba con vida y no lo hiciste. ¿Crees que esto es consuelo? ¿ Crees que nuestro Dios que es tan amoroso permitirá tal sufrimiento? NO.

Cristo te ofrece la solución para tanto sufrimiento. Todo sufrimiento es consecuencia de nuestros pecados. La falta de atención para nuestros seres queridos, es porque somos egoístas, buscamos siempre lo mejor para nosotros, queremos que otros complazcan nuestros caprichos, y cuando no lo conseguimos viene los pleitos, las palabras agresivas, la destrucción de la familia.

Dios permite el sufrimiento para que podamos reflexionar. Él aliviará tu corazón, no solo para que tengas paz por la perdida de tu ser querido, sino también para que aprendas  vivir en paz con los que quedaron contigo y los estas ignorando porque el dolor te abruma, y buscas hacer cosas alejándote de los que te rodean.

 Dios quiere que le conozcas, que le sirvas, y que guíes a tus familiares hacia Él. Salmos 46:10 dice: estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra. 

3. Otros aconsejan levantar un altar al difunto y festejar el día de los muertos.  
La ignorancia de aquellos que no conocen a Cristo es cada vez mas grande; por eso muchos no logran superar sus penas en tanto tiempo, porque viven atormentándose con recuerdos de lo que pudo ser y no fue.

Entiende esto, no puedes cambiar el pasado ni controlar el presente, debes dejar que Dios se siga encargando de hacer con su creación como el lo desee. Tu eres parte de esa creación, y Dios ha prometido cuidarte. Lee con atención esta porción de la palabra del Señor, es todo lo que necesitas.

Mateo 6
25. Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
26. Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?
27. ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?
28. Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan;
29. pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos.
30. Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?
31. No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?
32. Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
33. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
34. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

Mateo 11
28. Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
29. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;
30. porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Salmos 65:4.
Bienaventurado el que tú escogieres y atrajeres a ti,
Para que habite en tus atrios;
Seremos saciados del bien de tu casa,
De tu santo templo.

¡Espero en Dios, que estas pocas palabras te sean de real consuelo!




viernes, 15 de septiembre de 2017

LA MUERTE LLEGA CUANDO MENOS LA ESPERAS

 Cuantos han sido sorprendidos con una trágica noticia. Uno de sus sera mas queridos ha fallecido. El dolor embarga el corazón, la tristeza y la nostalgia podrían convertirse en malas consejeras. Algunas personas buscan distraerse para tratar de alivianar el dolor, pero pocas personas busca refugio en el lugar correcto.

Dios es el dueño de la vida, el la da y el la quita. Cuando tenemos claro esto, es más fácil superar el dolor, porque entendemos que así como la vida y la muerte están en las manos de Dios, el futuro de aquellas personas que acaban de perder su ser querido, también lo esta. Si Dios te tiene para que le honres a pesar de la adversidad, ni la tristeza mas grande impedirá que lo hagas. Lo único que debes saber que algo peor que la muerte, es vivir sin Cristo. Sin embargo el Señor dice en su palabra en Juan 6:44. Ninguno puede venir a mi si el padre que me envió no lo trajere y yo lo resucitaré en el día postrero.

Hay una esperanza, vamos a resucitar. Tu ser querido no resucitará ahora, será en el día postrero, pero tu también lo harás y el Señor destruirá la muerte para siempre. Dice Isaías 25:8. Destruirá la muerte para siempre, y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de los rostros; y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra, porque Jehová lo ha dicho.

Tal vez dirás, de que me sirve eso ahora si no tengo mi ser querido, Dios se lo llevó.  Si eso piensas es por causa del pecado que habita en ti. Debes arrepentirte de todo corazón, estás ofendiendo a Dios. El pecado trae separación entre Dios y los hombres, y hace que la ira de Dios esté sobre ellos. Independientemente del dolor que estés pasando, necesitas ser salvo de la ira de Dios, y para eso Dios envió a su hijo Jesucristo, para que todo aquel que en el crea no se pierda mas tenga vida eterna.

Si estas buscando refugio en tu angustia, ve a la fuente correcta, corre a los brazos de Cristo, si el padre es quien te guía hacia Él, entonces Él te tomará de la mano y nadie te podrá separar de su amor incondicional. El dolor y la angustia pasaran a un segundo plano, porque entenderás que el verdadero descanso esta en Cristo, quien te brinda el mayor consuelo en tan difícil momento. Cristo el todo lo que necesitas, y el vacío que sientes ahora, será llenado por su gracia, la cual te dará la paz que tanto buscas.

viernes, 8 de enero de 2016

LA ILUMINACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO




LAS GRANDE DOCTRINAS DE LA BIBLIA
por R. C. Sproul
Traductora: Marcela Robaína


40 LA ILUMINACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO

Una de las invenciones modernas más útiles ha sido la linterna a pilas. Cuando hay un corte de electricidad y la casa se Sumerge en la oscuridad, la linterna es un salvavidas. Su función es hacer brillar la luz en la oscuridad para que podamos ver lo que hay allí. Sirve para iluminar la escena.

La Biblia no es un libro de oscuridad. Por el contrario, es la fuente de luz tan necesaria. El salmista dice sobre la Palabra de Dios "lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino" (Salmo Ps. 119:105).

No todas las partes de la Escritura son igualmente claras para nuestro entendimiento. Algunos pasajes son difíciles de entender. En algunos pasajes debemos hacer un gran esfuerzo para discernir el significado del texto. La consecuencia del pecado sobre nosotros ha sido la de envolver nuestras mentes en la oscuridad. Debido a nuestra naturaleza caída, somos criaturas en la oscuridad, desesperadas por la luz.

Aunque las Escrituras en sí mismas son nuestra luz, todavía tenemos necesidad de iluminación adicional para que podamos percibir la luz con claridad. El mismo Espíritu Santo que inspira la Escritura, trabaja para iluminar las Escrituras para nuestro beneficio. Él hará que la luz original ilumine todavía más. La iluminación es el trabajo del Espíritu Santo. Él nos ayuda a escuchar, a recibir y a entender adecuadamente el mensaje de la Palabra de Dios. Como lo expresa el apóstol Pablo:

Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Cor. 2:9-11).

Pablo está haciendo una analogía extraída de la experiencia humana. Es posible aprender muchas cosas nuevas sobre mí observándome o escuchando lo que se dice de mí, pero no es posible saber lo que está ocurriendo en realidad en mi mente ni en mi espíritu a no ser que yo mismo opte por revelarlo. Solamente yo sé lo que estoy pensando. (Aunque a veces, ¡estoy seguro que mi esposa puede leer mi pensamiento!)

De la misma manera, es el Espíritu Santo quien conoce los pensamientos más secretos de Dios. Pablo nos dice que el Espíritu "escudriña" lo profundo de Dios. Esto no significa que el Espíritu Santo deba investigar o estudiar la mente de Dios para ser instruido. No está buscando información que Él no tenga. "Escudriña" del mismo modo que lo hace una linterna en la noche para traer a la luz lo que de otro modo quedaría oculto.

La iluminación no debe ser confundida con la revelación. Hoy en día se ha vuelto un lugar común oír hablar a las personas sobre revelaciones privadas que dicen haber recibido del Espíritu Santo. La obra de iluminación del Espíritu Santo no es la de proveer nueva información o nuevas revelaciones aparte de las que encontramos en la sagrada Escritura.

El cristianismo reformado niega enfáticamente que Dios esté dando hoy día nuevas revelaciones normativas. El Espíritu todavía está trabajando para iluminar lo que ha sido revelado en la Escritura. El Espíritu nos ayuda a entender la Biblia, nos convence de la verdad de la Biblia, y aplica esta verdad en nuestras vidas. Trabaja con la Palabra y a través de la Palabra. Su tarea nunca consiste en enseñar algo contrario a la Palabra. Por  lo tanto, resulta siempre necesario comparar lo que escuchamos con la enseñanza de la Escritura. La Escritura es el libro del Espíritu.

Resumen

l. La iluminación se refiere a la ayuda que el Espíritu Santo nos brinda para entender y aplicar la Escritura.
2. La iluminación no debe ser confundida con la revelación.

Pasajes bíblicos para la reflexión


Fuente
http://www.hombrereformado.org/grandes-doctrinas-de-la-biblia---r-c-sproul/40-la-iluminacion-del-espiritu-santo

lunes, 1 de junio de 2015

Judaizando la fe cristiana: Sincretismo peligroso

Desde tiempos del Nuevo Testamento (NT), y en base a la evidencia bíblica que nos brinda el libro de Hechos desde el capítulo 11, ha existido la tendencia a incluir en la cristiandad conceptos distintivos del judaísmo. En este capítulo, y a través de todo el NT, se aprecia claramente el gran debate que generó la llegada del Espíritu Santo a los gentiles y cómo estos se debían incorporar a la iglesia naciente. Estos debates llevaron a Pablo a mantener una ardua lucha para evitar someter a los gentiles a costumbres y modalidades religiosas típicas del judaismo y que no necesariamente eran características de la cristiandad que florecía en ese momento. Pablo entendía que todas las cosas pertenecientes a la ley judía y sus hábitos litúrgicos sólo eran la sombra de Cristo y habían quedado atrás. Durante décadas han surgido movimientos con la intención de “rescatar” las prácticas típicas del judaísmo tradicional e incorporarlas en la cristiandad. Una de esas herejías se llama neo-judaísmo mesiánico. A diferencia de los judíos mesiánicos, que son judíos de nacimiento que han creído en Jesús pero que mantienen su practicas tradicionales sin que afecten a las doctrinas esenciales de la cristiandad, los neo-judíos mesiánicos son personas no judías que pretenden que los cristianos practiquen como parte de su liturgia ritos, costumbres y doctrinas típicas del judaísmo, en otras palabras, se trata de “prosélitar” al cristiano. Existe una variedad enorme de estas congregaciones, algunas de corte pentecostalista o carismático, así como también podemos encontrar ciertos rasgos de estas prácticas infiltradas en iglesias de concilios evangélicos históricos. El gran problema con estas prácticas es que un gran número de cristianos no tienen los argumentos necesarios para refutar coherente y teológicamente estas modalidades. Esto surge como consecuencia de la falta de una teología concreta, el relativismo religioso, misticismos, la música carente de profundidad teológica, predicadores y maestros que no tienen un fundamento adecuado de la fe y que, a través de medios masivos exponen discursos sin sustancia bíblica… Estos y otros elementos han llevado a nuestra cristiandad a ser liviana y frágil en su apologética. Lo lamentable del asunto es que muchas de estas prácticas hicieron su aparición años atrás y no hicimos nada al respecto. Llegaron las danzas hebreas con su colorido, particular vestuario e instrumentos musicales. Después, los símbolos judíos: la estrella de David, el candelabro, el uso del “shofar” en la adoración y la celebración del culto. Además, en algunos casos, se ha quitado la cruz de los altares para sustituirlo por el “menorah” y otros símbolos judíos. Estas prácticas se adoptan utilizando pretextos que no pueden sostenerse en un estudio serio de la teología cristiana, ignorando la gran riqueza que posee la cristiandad para desarrollar una adoración completa y con sustancia teológica. Varias son la preguntas que podemos exponer para un cuestionamiento adecuado del asunto; ¿Por qué se dan estas prácticas en la cristiandad occidental? ¿Qué argumentos existen para sostenerlas? ¿Existe conexión entre la cristiandad neo-testamentaria y el judaísmo? y ¿Cuál es el pueblo de Dios? Son muchos los elementos bíblica e históricamente sustentables para rechazar cualquier intento de judaizar o aplicar ciertas prácticas a la cristiandad. En primer lugar, el apóstol Pablo en Efesios 2:11-22 expone claramente que los gentiles éramos extranjeros y estábamos lejos de las promesas de Dios. Ahora bien, una vez venido Cristo esa “muralla” que nos separaba fue derribada, y “de ambos pueblos Dios hizo uno, edificado en el fundamento de los Profetas y Apóstoles siendo la piedra angular Cristo mismo”. Como vemos, según el apóstol no existen dos pueblos sino uno cuyo fundamento es Cristo, la Iglesia (el Israel Espiritual). En Gálatas 3:27-29 el mismo Pablo dice “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” Está claro para Pablo que ya no hay dos pueblos, sino uno sólo, la Iglesia y su doctrina está basada en Cristo. Además, no podía existir otro criterio de adoración, si Cristo es el fundamento lo demás es cosa del pasado. No obstante, la lucha de Pablo por erradicar el acecho del judaísmo en la cristiandad era muy evidente en casi todos sus escritos, más aún, se atrevió a llamar la atención al apóstol Pedro por actitudes como esa. De todos modos, la iglesia cristiana no tenía por qué mantener o practicar las costumbres del judaísmo para salvarse, sólo la fe en Jesucristo era suficiente para los apóstoles y lo ha sido para la toda la cristiandad hasta el día de hoy. Este intento de judaizar a los cristianos a través de danzas e instrumentos judíos es contrario a la escritura y a la tradición de nuestra fe. Muchas iglesias de corte protestante carismático han adoptado estas prácticas sin la más mínima investigación. Son víctimas más de una estimación judeo-histórica-cultural que del judaísmo en sí. Han asumido como propias prácticas culturales-religiosas que no tiene nada que ver con la cristiandad. La estrella de David, el candelabro, el arca y otros, no son símbolos cristianos. Una simple búsqueda en internet bastaría para que nos diéramos cuenta de la diferencia entre ambas religiones. No obstante, es importante señalar que ninguno de estos símbolos judíos le añade más espiritualidad a una iglesia o al servicio religioso, simplemente es una percepción equivocada creer que aportan un ambiente más espiritual por el solo hecho de ser judíos. Lo que da vida a la Iglesia es la exposición de las Sagradas Escrituras, la fe en Jesucristo y la obra del Espíritu Santo en ella. Sé que estamos de acuerdo con que esto sería suficiente, por lo tanto ¿Por qué lo otro? Lo peligroso de estas prácticas es introducir a los cristianos en un legalismo basado en la cultura judía, puesto que se tiende a sacramentar o a otorgarles un cierto nivel de santidad a elementos del judaísmo que en sí mismos no tienen valor ni significado para un cristiano. Por otro lado, para defender estas prácticas o posturas se apela a elementos o citas del Antiguo Testamento (AT) con el objetivo de justificar aparentes ministerios. Evidentemente, se puede pensar que omitimos el AT, pero en realidad no es así, ya que éste sigue siendo palabra inspirada y apunta a Cristo. El error básico de estas prácticas es que se toman de forma aislada elementos del AT para hacer doctrina en la iglesia del NT; algo realmente imposible de mezclar. La manera correcta de aplicar e interpretar el AT es filtrando sus enseñanza a la luz del NT y no utilizando textos aislados que lo único que provocan es caer en herejías y en deformaciones de la fe. Resulta interesante notar que estas prácticas, que tanto proliferan en la actualidad, nunca han formado parte de la cristiandad, lo cual indica que en la tradición de la iglesia no se han considerado como un elemento importante para el desarrollo de la misma. Los grandes pensadores y educadores de nuestra actual teología entendieron claramente lo que era la cristiandad basada en Cristo. No se encuentra ni un solo dato en el que estos pensadores de la fe insinuaran o apelaran a prácticas distintivas del judaísmo. Por otro lado, los que sostienen esta práctica pretenden que se entienda como una nueva revelación para la iglesia, convirtiéndola en una acción totalmente extrabiblica. Pretenden también la restauración de las fiestas judías en iglesias cristianas (Yom Kipur, Rosh Hashana, Hannukah, etc). Estas fiestas se establecieron para conmemorar eventos de la historia o como momentos de la adoración específicamente judías. Además, se les atribuye a ciertos elementos de estas prácticas un valor profético-escatológico que en realidad no tienen. Todas estas fiestas y días celebrados por los israelitas en el Viejo Testamento, o fueron específicamente diseñados para la nación de Israel o bien fueron sombra y figura de Cristo. Por esto entendemos que si Cristo ya vino y cumplió lo que estaba escrito sobre él y nos ha dejado un mejor pacto establecido sobre mejores promesas, entonces ¿para qué vivir bajo estos preceptos? Es evidente que muchas congregaciones han adoptado estas prácticas y las han convertido en ministerios locales. Aunque no expliquen su valor teológico, estas iglesias le sacan el beneficio de la participación congregacional. En algunos casos, los pastores utilizan estos llamados “ministerios” para mantener una participación activa de su juventud y su feligresía, además de que ubica a la iglesia como parte de una vanguardia. Fuera de esto no tiene nada más, ya que como se explicó anteriormente carece de valor teológico en un culto cristiano. A lo largo de este artículo se han formulado algunas preguntas simples sobre estas prácticas, pero podemos reflexionar sobre las siguientes: ¿Cómo llegó esto al culto cristiano, si la evidencia neo-testamentaria no lo sostiene? ¿Por qué en casi dos siglos de cristiandad es ahora precisamante cuando se ve?, ¿Estuvo oculta esta revelación a la iglesia por tanto tiempo que ni los teólogos que le dieron forma a nuestra fe se dieron cuenta? Si no tiene sentido teológico, ¿Por qué se sigue practicando? ¿Para qué? Como ya he mencionado con anterioridad, el cristianismo no tiene nada que ver con el judaísmo. La práctica de estos elementos, ya sea por malas interpretaciones o por modelos modernistas de entretenimiento son contrarias a la doctrina basada en Cristo. Su continua practica no aportará nada a la profundidad teológica, solo mantendrá ocupado a un sector de la iglesia en un ministerio que está lejos de su verdadero sentido. http://www.lupaprotestante.com/blog/judaizando-la-fe-cristiana-sincretismo-peligroso/